Las diferencias entre leasing inmobiliario y crédito hipotecario

En estos tiempos hay muchas maneras para adquirir un departamento. El mercado te da diferentes elecciones, las cuales se ajustan a las pretensiones particulares de cada individuo, lo cual es espectacular. Entre todas las opciones accesibles, dos de las más atrayentes son el leasing inmobiliario y el préstamo hipotecario.

Por eso, en este artículo te exponemos las diferencias entre leasing y crédito hipotecario.

¿Como definir un préstamo hipotecario?

Hablamos de la forma más habitual de financiar la compra de tu departamento. A través de esta podrás lograr el acompañamiento de un banco, el cual se ocupará de contemplar hasta el 90% del valor total de tu inmueble. El 10% que sobra lo pagarás tú directamente a través de la famosa cuota inicial.

Una vez que has accedido al crédito y la vivienda fue comprada, esta es formalmente tuya. Durante un período de tiempo predeterminado, vas a tener que realizar los pagos mensualmente una cuota que puede ser fija o variable. Dentro de aquel monto que abonarás se tiene dentro una tasa de interés. Aquello se va a llevar a cabo hasta pagar por completo el préstamo que el banco te otorgó.

Beneficios

La virtud primordial de este producto financiero es que es la clásica por lo cual puedes hallar distintas opciones en el mercado. Muchas entidades financieras proponen opciones como préstamos hipotecarios entre dos personas, créditos para construcción o compra.

Desventajas

El requisito más importante que las entidades financieras establecen para dar un crédito hipotecario es que cuentes con un trabajo fijo y capital mínimo. Así, los bancos se aseveran que tendrás la posibilidad de realizar los pagos establecidos para cada mes. Aquello deja fuera a la gente que no tienen un empleo fijo o capital equilibrado.

¿Como se define el leasing inmobiliario?

 Dicho de una manera más defendible, el leasing inmobiliario te da la oportunidad de rentar un inmueble, el mismo que tendrás la posibilidad de adquirir más adelante. Desde luego, esto comprende diferentes matices que es requisito explorar.

Primero, las entidades financieras, consiguen un departamento, el cual tú arrendarás. Dentro de cada pago por mes del departamento, se incluye dentro una suma para la adquisición de la vivienda. Este desarrollo se extenderá hasta que se pague el total del valor del inmueble.

El aspecto atrayente es que, si la persona es puntual con los pagos por mes del alquiler a lo largo de cierto de tiempo, demostrará que es capaz de realizar las responsabilidades de un financiamiento hipotecario y va a ser sujeto de crédito. Entonces, si de esta forma lo quiere, puede ingresar a uno sin importar si tiene o no un capital fijo.

Beneficios

Hablamos de un modo que está pensado para la gente que no tiene una fuente permanente de capital. Entonces, su mejor beneficio es que es una alternativa para todos esos quienes podrían representar un perfil de peligro para las entidades bancarias.

Por otro lado, para entrar al leasing inmobiliario los requerimientos relacionados al capital del solicitante son menos rigurosos. Solo tienes que llevar a cabo el ser recurrente con los pagos establecidos para cada mes del alquiler.

Otro gran beneficio del leasing inmobiliario es que te evita el pago de la primera cuota. Entonces, por el momento no vas a tener que abonar aquella suma en un solo pago, sino que se puede llevar a cabo de forma progresiva dentro de un período de tiempo.

Desventajas

Esta forma es solo para la gente que quiere comprar su primer inmueble. Si tú ya posees una vivienda y quieres comprar otra para comenzar a invertir en propiedades, entonces es preferible que lo hagas a través de un crédito hipotecario.