Diferencias entre un lote residencial y un lote de inversión

Llega un instante en la vida en que dices, por fin estás observando los frutos de mi esfuerzo e indudablemente estás intentando dar el siguiente paso; a lo mejor estés pensando: “¿cómo lograr que mi patrimonio se aumente?”

Una gran alternativa para empezar tu carrera de inversionista es poner la visión en la tierra, dado que te ofrece un respaldo económico y te da la posibilidad de crear beneficios a largo plazo.

Un terreno para el futuro

Adquirir un terreno o lote es perfecto para empezar tu patrimonio familiar, el cual inclusive puedes heredar a tus hijos. Ten presente que invertir no es lo mismo que gastar.

Antes de tomar esta determinación tienes que entender que existen dos tipos de terrenos que puedes conseguir para empezar tu carrera de inversionista, sin desembolsar demasiado dinero, los cuales son:

  • Terrenos de inversión.
  • Lotes residenciales.
  • Diferencias
  • Características de los terrenos

Hay características claves entre los dos tipos de terrenos, entre ellas están las siguientes:

Los lotes residenciales son terrenos urbanizados, esta clase de lote se destaca por tener los servicios primordiales como luz, agua y drenaje; esto facilita que consigas crear tu casa a tu medida, sin la necesidad de pensar en los costos que acarrea el desarrollo de urbanización.

Este tipo de lote es muy versátil, así sea que estés pensando en construir la vivienda que siempre soñaste o como inversión. Por medio de su infraestructura, el valor de los terrenos residenciales aumenta de forma considerable en poco tiempo, solo necesitas hallar la localidad correcta.

Por su parte, los lotes de inversión son terrenos de tierra virgen sin ningún tipo de edificación, sin urbanización ni servicios. Fundamentalmente es un pedazo de tierra en espera de un inversionista que esté en búsqueda de crear altos desempeños en un largo período.

A pesar de que los costos de cuidado son pocos y el tiempo que le dedicarás es mínimo; el exclusivo uso que tendrás la posibilidad de ofrecerle es de un instrumento de inversión con el que vas a tener que aguardar mucho tiempo para ver sus frutos.

Valoración de la propiedad

El valor entre los dos tipos de propiedades varía de manera considerable:

El valor de un lote residencial es más alto

Esto por la infraestructura que rodea a tu lote, pareciera una propiedad mala, pero tengamos presente lo siguiente: la mayor parte de esta clase de terrenos están dentro de desarrollos residenciales con amenidades que incrementan su valor.

Estas propiedades afirman el desarrollo de la plusvalía de tu lote, que podría crear desempeños de hasta el 30 % anual, lo que representa, de todas formas, un enorme acierto para tu bolsillo.

 El valor de un lote de inversión es más bajo.

Al no tener infraestructura, ni ningún tipo de edificación, el valor de la tierra tiende a ser menor, por lo cual es una aceptable alternativa si tienes un presupuesto bajo, mientras que no tengas en la cabeza edificar una vivienda, dado que no están habilitados para este fin.

Este tipo de inversiones son de un largo período, por lo cual puedes generar grandes beneficios, aunque debes tener paciencia, dado que tardará muchos años en conseguir un buen valor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *